Como funciona una pantalla tactil

Hoy en día ya no es más una novedad, las pantallas táctiles han revolucionado el mundo de la tecnología hasta el punto de que es necesario para garantizar el éxito del producto. Estas pantallas, a diferencia de las anteriores, son sensibles y permiten realizar funciones con solo tocarlas o incluso deslizar los dedos sobre ella. Las encontraremos en Smartphones (de todas las marcas),  en lectores de libros electrónicos (Kindle Fire, iPad, etc) y de hecho en casi cualquier aparato.

Cómo funciona una pantalla táctil

La pantalla táctil se parece a un teclado (pero invisible) adherido a un monitor. En el caso de un teclado común, cada tecla funciona como interruptor eléctrico y al presionar una tecla, el circuito se completa y la corriente fluye. De acuerdo a la tecla oprimida el flujo de corriente varía y el equipo se percata de lo que estamos haciendo, siguiendo a la perfección nuestras órdenes.

El funcionamiento de una pantalla táctil es sencillo, usan pantallas táctiles resistivas es decir 2 capas de material conductor resistente con una separación intermedia, entonces en el momento en que uno presiona en la pantalla, estas se unen haciendo contacto; en cuanto a la ubicación exacta, es producto de del cálculo de 2 bandas situadas lateralmente (con ejes cartesianos X e Y). En conclusión, cuando uno toca la pantalla los materiales se unen para hacer contacto, y con la ayuda de las bandas laterales se calcula exactamente el punto donde se hizo presión.

NOTA: En caso de las pantallas MultiTouch (donde es capaz de leer más de un punto de contacto a la vez), no es posible realizarlo con este tipo de tecnología.

Lo importante del funcionamiento en las pantallas táctiles es que se trata de alcanzar el mismo objetivo que con los teclados mecánicos pero sin usar otros materiales (interruptores, ni membranas plásticas, etc) porque impedirían ver lo que sale en la pantalla.

Tipos de pantallas táctiles

Cada tipo de pantalla táctil tiene su forma específica de funcionar.

Pantalla táctil resistiva

Es de las más comunes, arriba explicada. Se compone de dos películas plásticas conductoras muy delgadas y translucidas que se ubican sobre la pantalla como tal. Estas películas plásticas miden la diferencia de resistencia producida al ocurrir una conexión eléctrica a causa de la unión de ambas al presionarlas con el tacto.

La pantalla táctil resistiva es mucho más económica que las demás, pero no puede realizar multitouch, es decir, no capta la presión de dos puntos diferentes sino de uno solo. Otra desventaja es que se descalibra al pasar el tiempo y es preciso recalibrarla.

Pantalla táctil capacitiva

Se construye al unir un panel hecho de vidrio revestido con un material transparente que sirva de conductor. Para funcionar, estas pantallas se aprovechan de la capacidad que tiene el cuerpo humano para conducir la electricidad. Cuando la persona toca la pantalla, un campo eléctrico se activa para luego registrarse e infórmaselo a un hardware, que traduce la información en comandos. La pantalla táctil capacitiva es extremadamente suave y con solo poyar los dedos será suficiente para activarla. In embargo, no admite el uso de un lápiz óptico común sino de uno especial.

NOTA: Esta es la razón por la que la pantalla de los smartphones no funciona, por ejemplo, cuando lo tocamos con algun lapiz o elemento similar. Al no haber contacto directo con el cuerpo humano no funciona ya que no es capaz de conducir la electricidad.

Pantalla táctil infrarroja

En este caso se instalan emisores y receptores de luz infrarroja distribuidos en el eje X y el Y. Con esto se crea una matriz o malla de luz infrarroja en la pantalla, al tocar un punto el haz de luz infrarroja se interrumpe en los dos ejes. El controlador de las coordenadas detecta el lugar donde se da el toque.

Este tipo de pantalla se puede usar con el dedo, con guantes o con otro objeto. Tienen capacidad  multitouch. Pero son voluminosas, caras y más propensas a ensuciarse.

Pantallas táctiles de onda acústica

En este tipo de pantallas se transmiten dos ondas sonoras por la superficie cristalina. Este tipo de onda acústica no puede percibirla el oído humano. Una onda se transmite verticalmente y la otra horizontalmente. Cuando el usuario toca la pantalla, el dedo absorberá cierta cantidad de potencia acústica disminuyendo la energía que tiene la onda. Un circuito mide cuando recibe la onda atenuada y determina el lugar de contacto.

Aplicaciones de las pantallas táctiles

Las pantallas táctiles han resultado ser eficientes para diferentes aplicaciones. Algunas con usos comerciales (máquinas expendedoras de boletos, estaciones de trenes, tiendas de autoservicio), otras con fines de agilizar la organización (máquinas de votación o de identificación), otras con fines de comfort (sistemas de comunicación y navegación en los vehículos) e incluso algunas con fines de ocio (smartphones, tablets, computadoras, etc).

Sin duda alguna las aplicaciones son muchas, y lo más llamativo es que cada día es más económico y masivo por lo que seguirá aplicándose en el futuro. Todavía no hay sistema que los reemplace o que mejore su funcionamiento, a tal punto que hoy en día niños que pasan el tiempo en redes sociales ya lo usan, por lo tanto se lo considera un producto de uso masivo.

Cuidados de las pantallas táctiles

Las pantallas táctiles son delicadas y deben tratarse con cuidado. Algunas sugerencias que puede seguir para cuidarlas son las siguientes:

  • Utiliza un paño para limpiarlas, debe ser de microfibra para que no raye la superficie.
  • Antes de limpiar con el paño, sopla para eliminar cualquier tipo de material sólido (tierra por ejemplo) y luego limpia con movimientos circulares.
  • Puede humedecer el paño con agua destilada y deja secar la pantalla al aire libe.
  • No toques la pantalla con las manos sucias o con algún otro producto para que esta no se empañe.
  • Evita las caídas del dispositivo que tenga pantalla táctil, estas son muy sensibles y delicadas.