Trastorno de Identidad Disociativo (TID)

La psicología avanza, muchos nuevos casos de estudio y claramente mucho conocimiento se desarrolla día a día. Recientemente han habido grandes avances en el estudio del TID, buscando obviamente la cura y erradicación de esta patología.

Que es el Trastorno de Identidad Disociativo (TID)?

El Trastorno de Identidad Disociativo (TID) es una patología mental conocida también con el nombre: Desorden de Personalidad Múltiple. La característica más relevante de esta enfermedad es que en la persona coexisten dos o más personalidades.

Cada personalidad tiene su forma particular de actuar y percibir el entorno. Dos de las personalidades tienen el control de la forma de actuar de la persona diariamente. Tiene relación con cierto grado de pérdida de la memoria.

Causas del Trastorno de Identidad Disociativo

La causa principal a la cual se le atribuye el Trastorno de Identidad Disociativo es haber pasado por traumas durante la niñez. También pueden crearse distintas personalidades para cubrir un deseo o alguna necesidad que la persona no puede suplir o lograr debido a restricciones en los ámbitos: social, cultural, familiar o religioso.

Suele estar relacionado, además, con la constante represión de los deseos e incluso pensamientos de la persona, más aún si esto ocurrió durante la niñez que es una etapa donde el individuo no tiene las herramientas (psicológicas) suficientes como para poder afrontar la situación.

Síntomas del Trastorno de Identidad Disociativo

El síntoma determinante de este trastorno es la presencia de varias personalidades en una sola persona. Sin embargo, pueden encontrarse otros síntomas relacionados con este trastorno, quizás de modo ‘introductorios’ donde no están tan marcados como una doble personalidad:

  • Recuerdos de acontecimientos traumáticos, conocidos como flashbacks.
  • La persona tiene muchos miedos.
  • Puede haber presentado episodios donde se haga daño a si misma (físico generalmente).
  • Desarrollo de conductas agresivas.
  • Dolor de cabeza constante.
  • Ingesta incontrolada de sustancias nocivas para si mismo.
  • Trastornos de la alimentación.
  • Actitud obsesiva-compulsiva.

Tratamiento del Trastorno de Identidad Disociativo

Con el tratamiento para esta enfermedad se busca el máximo bienestar y la estabilidad de quien lo padece. Aún no está claro si el equilibrio de la persona se logra únicamente cuando se integran las distintas identidades. Este asunto para muchos afectados no es agradable y rechazan este aspecto del tratamiento.

El tratamiento no es algo que uno pueda llevar a cabo por si solo, debe recibir asistencia psicológica en todo momento. Será su psicólogo quien decida la estrategia de como tratar el tema, pudiendo ser hablando o con el uso de fármacos tranquilizantes (supervisados y controlados por él). Un terapeuta especializado en esta enfermedad es necesario, es necesaria una suerte de andamiaje psicológico para ayudar a la persona a salir de esta situación.

Cómo se descubrió el Trastorno de Identidad Disociativo (TID)

El primer caso de Trastorno de Identidad Disociativo que fue reconocido lo mencionó el medico de origen alemán llamado Eberhardt Gmelin para 1791. Fue una joven alemana que tenía unos veinte años que de forma imprevista empieza a hablar francés de forma perfecta y con gran fluidez. Según el médico, la chica podía cambiar de personalidad con un sencillo movimiento de las manos.

Aunque luego de este caso se recopiló información de muchos otros, este era un trastorno que no estaba aprobado por la Asociación Americana de Psicología (APA). No fue sino hasta el año 1980 que se reconoció de forma oficial gracias a la publicación de un libro llamado Sybil publicado por una psiquiatra de nombre Flora Rheta. Se realizó una adaptación cinematográfica de la historia escrita. Era el caso real de una chica que tenía un total de 16 personalidades. Todavía existen especialistas que cuestionan la veracidad de esta patología y la consideran un trastorno causado por influencia cultural y mediática.